Noche

Septiembre de 2017. No hace calor. En la tele están poniendo una de bancos; de robo. Esas películas siempre nos caen bien. Sobre todo cuando los Ladrones quedan impunes. Es una tradición.
Tengo un poco de sueño. Normal. Los chinos volando no consiguen mantenerme despierta. Cuántas películas de chinos volando.

Fin de año

Ocurre que cada vez que me quedo a solas conmigo misma yo me desencadeno, me ofusco y me viajo. Después me monto en un adjetivo -los hay de sobra- y no puedo evitar sentirme como el punto que le falta a la interrogante de cierre.

De cada mancha que me ha ido arrojando el mundo a los ojos voy separando capas y, cuando llega el treinta y uno, el año tiene todo el aspecto de una cebolla diseccionada no apta para la mesa.