Dosis

Apresamos al miedo con los dientes
un buen día ya agotados
apenas sin tener conciencia
sin albedrío.

Lo tomamos
sin saber
en una dosis ínfima
casi menospreciando
el poder de todo el resto.

Y es ese momento
-uno más-
el que sin pena ni gloria lo va encerrando
desterrándolo lejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s