San Gimignano

Esta luz de retirada,

toque de la calle que estrecha,

y las nubes

acaso no prometan sino otra eternidad

o la clara evocación del sortilegio:

tu mirada.

Pues la belleza aquí quedó detenida;

sólo te resta girar sobre tus pies

avanzar,

mirar de soslayo el crepúsculo

y entregarte un instante a la dicha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s