Para cerrar capítulos

Olía ya a descomposición de órganos internos, pero no constaba en el listado de enfermos con necesidad de cuidados paliativos. Así que la subieron en la grúa para sentarla en un sillón y, mientras jugaban a Lázaro, vi su mirada de pánico -con un solo ojo- colgando allí indefensa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s