República de los olvidados 2

Desde lo alto de una morera se pueden ver muchas cosas. Se puede ver cómo cada mañana los alumnos se cuadraban frente a una cruz. Eso sí, si eras zurdo o zurda, te caía la manta de palos; la mano del infierno.

Pero todo esto me resulta vacuo. Peor fue caer en el instituto; donde mi amiga del colegio nunca me dirigió la palabra. Allí conocí a mucha gente. La mayoría carne de cañón. Nada interesante.

Aún más obsoleta resultó ser la Universidad. Personas que sólo querían un título, para cobrar más. Jajajajjajajjajajajjajajajajajajajajajjajajajajja. Terrible.

El conocimiento había pasado a un último término. Eran los años ochenta. Qué fiasco.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s