Señas de identidad

Lo que a la flor le sobra es lo que vemos

con el ojo dormido.

Solo lo que le sobra.

Al resto no llegamos

ni existe un desafío.