Solución definitiva

Cuando siento que el dolor no se aplaca, dibujo un canasto y lo aplasto para que no quepa nada; para no atesorar, para olvidar cualquier significado, para dormir, para perderme en un desierto de palabras que desconozco: a la deriva.